El abogado del diablo confeso

Ir abajo

El abogado del diablo confeso Empty El abogado del diablo confeso

Mensaje por icaro100 el Jue Mayo 08, 2008 1:14 pm

Decía Santo Tomás que el letrado que aceptara llevar la defensa de un culpable, a sabiendas de que lo es, buscando su absolución, cometía un crimen. Hoy día el abogado puede, sin miedo a sanción, usar sus habilidades para lograr la libertad sin cargos de su cielnte...aunque conozca su culpabilidad ¿Es esto aceptable?

Desde luego hay que tener muy poca conciencia para pedir la libre absolución de un psicópata que ha matado a 10 personas...y en cuanto esté en la calle va a seguir haciéndolo. Lo mismo digo de un maltratador o un violador. Porque no es lo mismo ayudar a escaquearse a un deudor con mucho morro...que dejar suelto a un monstruo. Ante esto suele alegarse el derecho a la asistencia letrada...pero este derecho no puede implicar la prevalencia de la mentira sobre la justicia, al menos en los casos extremos a los que me refiero. En dichos casos, desde mi punto de vista, la defensa del abogado conocedor de la culpabilidad de su cliente debe reducirse a presentar una exposición de los hechos que permita reducir la pena todo lo posible...pero siempre partiendo de la verdad. Es decir, lograr una argumentación que recoja y resalte todos los elementos que beneficien al acusado... pero partiendo de la base de que éste delinquió. Vuelvo a destacar que me estoy refiriendo a los delitos contra la libertad sexual y contra la vida o la integridad física, es decir, los más abyectos y en los que más posibilidades hay de reiteración delictiva. Porque cuando se deja libre a una bestia para que siga destruyendo vidas solamente porque ha podido pagarse un abogado inteligente... el Derecho, y la justicia como fundamento del mismo, son pisoteados.
icaro100
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15908
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

El abogado del diablo confeso Empty Re: El abogado del diablo confeso

Mensaje por Graimito el Vie Mayo 09, 2008 2:02 am

Realmente esta es una cuestión complicada. Resulta evidente para cualquiera que la defensa del culpable consistente en buscar su absolución, a sabiendas, va en contra de cualquier criterio rector de justicia material, e incluso, de una moral llana que nada tenga que ver con el derecho. Además, me ha gustado mucho el matiz que has añadido al debate al ceñir tu queja a determinados delitos, pues aunque sea igualmente reprobable desde un punto de vista de la honestidad del letrado como conciencia ética sea cual fuere la naturaleza del delito ( la lógica así lo indica : al agresor sexual le corresponde una pena de cárcel que deberá cumplir en justa correspondencia con la gravedad de su delito y todas las circunstancias que ya nos sabemos que graduan la responsabilidad penal; el delincuente menor deberá de pagar igualmente con una pena ajustada, pero desde un punto de vista de justicia material, es igualmente injusto que el delincuente menor no pague por su correspondiente pena, pues vacíamos de contenido a la pena en sí, ya que eliminamos los tres criterios básicos de necesidad de pena: 1) Reafirmación del Ordenamiento Jurídico, 2) Prevención Especial y, por último, 3) la Prevención General), lo cierto es que el sentir popular o social, que pulsa muchas veces la gravedad de un hecho, entiende como más grave la falta de una ética lega del letrado (por llamarla de alguna forma) cuando se trata de determinados delitos. En todo caso, y sin entrar en esta cuestión en profundidad, mi punto de vista es el que he expuesto en el paréntesis (justificado en el vaciado de pena a causa de la labor del letrado), dejo también un apunte : normalmente para los legos o para los alumnos poco aplicados en Derecho Penal, resulta sorprendente que 4 agresiones sexuales en concurso real, prevaliéndose el agresor de su autoridad pública, acabe con una pena efectiva en su cumplimiento de 20 años, cuando deberían ser aproximadamente 56 años (caso real). Lo que quiero decir con esto es que es muy fácil empatizar con la víctima con estos delitos y pedir que no se tenga clemencia con los agresores, pero es difícil mantener la cabeza fría y tratar de respetar los principios rectores que informan nuestra aplicación y ejecución de penas.

Al respecto de tu argumento sobre que la tarea de un abogado que conozca la culpabilidad de su defendido debe de ser buscar la menor pena posible, pero no solicitar la absolución (o eso se desprende de tu referencia a "la verdad"; si lo he entendido mal corrígeme). Supongo que tal cosa la dices pensando en que es manifiestamente injusto que quién es culpable salga absuelto por la buena labor de su letrado, puesto que es culpable y merece castigo. Sin embargo, tal y como creo que lo planteas, no se soluciona ese aspecto de justicia: es igualmente injutso que quién es culpable no reciba su castigo como que quién cometió unos hechos más graves tenga la misma pena que quién no los cometió. Si el brillante abogado defensor sabedor de la culpabilidad, supongamos en un caso de agresión sexual con penetración) consigue una rebaja de la pena que la equipara al que simplemente ha realizado unos tocamientos (y no quiero minimizar tal acto, pero sí dejar claro que lo primero es más grave que lo segundo), y siendo así, el dilema no desaparece. Desde mi punto de vista, es igualmente injusto. La única manera de que el abogado realmente no pervirtiera el concepto de justicia en un sentido popular (que es el que creo que tu defiendes) es que se convirtiera en juez; debería determinar previamente mediante un juicio de valor si su defendido es culpable o no, y en su caso, determinar cuan culpable es, para tratar de ajustar el grado de su defensa y sus propios límites morales. Tal cosa, creo que es imposible, además de profundamente negativa. ¿debe ser el abogado quién calibre la calidad de la defensa que proporcionará en base a sus impresiones personales? ¿Y si una investigación mal hecha y una opinión pública desfavorable crean la convicción en el abogado de la culpabilidad de su defendido? ¿debe suponerle eso una defensa de peor calidad? Rotundamente creo que no.

Para finalizar, me gustaría símplemente decir que en estos problemas sólo vemos al abogado defensor como el malvado, y obviamos al Ministerio Fiscal en la ecuación que resulta ser la justicia en un sentido procesal. La importancia de esta figura en esta cuestión, desde mi punto de vista, es vital:
En primer lugar, porque realmente pienso que el abogado defensor debe de tener la convicción "procesal" - durante el proceso y siempre que se encuentre dentro de él - de que su defendido es "no culpable", porque puede que realmente lo sea, y de hecho, debemos presumir que lo es hasta que se demuestre lo contrario... pero no hasta que lo demuestre un abogado, sino un juez y mediante un proceso justo. Es ahí donde debe de observarse la tarea del Ministerio Fiscal. Es el Fiscal quién debe de lograr destruir la presunción de inocencia que de forma inherente protege al reo. Su trabajo es acusar y destruir la defensa del letrado defensor. Por lo tanto, podemos decir que ya está el Fiscal para acusar y para intentar que se haga justicia. Pero alguien ha de defender los intereses del reo, porque si nos regimos por la justicia material, nadie querría defenderlos (en tu ejemplo, el abogado defensor protegería los intereses de "la justicia" en sentido abstracto, pero no los de su defendido) dejando en manifiesta indefensión al reo, que, nos guste o no, merece una defensa.
En segundo lugar, siempre pensamos que un delincuente culpable y adinerado contrata un buen abogado que automáticamente le saca las castañas del fuego, y mi pregunta es ¿es siempre "culpa" de los letrados"? La respuesta es claramente no. Si nos fijamos en los Recursos de Amparo, muchos de ellos incorporan a sus fundamentos jurídicos la vulneración del art. 24 CE; estadísticamente, , se han aumentado sustancialmente los recursos de casación por quebrantamiento de forma, que en principio tiene carácter extraordinario. Por tanto, esto debe de hacernos plantear que los abogados "buenos", muchas veces encuentran refugio en la mala actuación de fiscales y de Magistrados o Jueces. Probablemente, si éstos hiciesen mejor su trabajo ( y no, por ejemplo, como en el caso de "Los Albertos", donde la Fiscalía se lució metiendo la pata todo lo posible y más), la labor del abogado defensor en supuestos de manifiesta culpabilidad (donde la defensa basada en el Derecho Material tiene un menor alcance) quedaría más diluida y compensaría y equilibraría la necesidad de defensa que defienda los intereses del reo ( y no los de justicia, que para eso ya está el Ministerio Fiscal) con la necesidad de justicia en un sentido material que sentimos como sociedad; así, el abogado podría defender y pedir la absolución si lo estima oportuno en base a sus conocimientos técnicos sabiendo que hace lo que debe (alguien debe de defender sus intereses) y a la vez no veríamos tantas sentencias absolutorias en la instancia en materia penal, o bien anuladas en recurso por infracción procesal.

Aún así, ya he dicho, un tema complicado XD

Saludetes
Graimito
Graimito

Edad : 34
Mensajes : 57
Miembro desde : 26/03/2008

Volver arriba Ir abajo

El abogado del diablo confeso Empty Re: El abogado del diablo confeso

Mensaje por Graimito el Vie Mayo 09, 2008 2:08 am

Quería decir que no es el Juez, obviamente, quién debe demostrar la culpabilidad, sino que la declara en una Sentencia y la manda ejecutar. Evidentemente no quería decir que el Juez debe de demostrar nada XD.
Graimito
Graimito

Edad : 34
Mensajes : 57
Miembro desde : 26/03/2008

Volver arriba Ir abajo

El abogado del diablo confeso Empty Re: El abogado del diablo confeso

Mensaje por icaro100 el Vie Mayo 09, 2008 11:24 am

Como siempre felicidades por tu buenísima argumentación Wink Y ahora te aclaro a qué me refería con el deber del abogado de ceñirse a la verdad en esos terribles crímenes. Pienso que el abogado tampoco cumple buscando una condena inferior si para ello no acepta la veracidad de todos los hechos que realmente acaecieron. Para mí, si función en estos casos es, partiendo de las circunstancias del delito, intentan realizar los razonamientos jurídicos que permitan tipificarlas del modo más beneficioso posible para su defendido (me refiero, por ejemplo, a esas situaciones dudosas que pueden ser consideradas o no como atenuante según la argumentación que se realice). De este modo hará efectivo el derecho a la asistencia letrada de su defendido...pero impedirá que un criminal salga a la calle (o vea reducida su condena) gracias a algo tan abyecto como la mentira.
icaro100
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15908
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

El abogado del diablo confeso Empty Re: El abogado del diablo confeso

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.