Cartas a Hipatia

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cartas a Hipatia

Mensaje por icaro100 el Dom Mayo 11, 2014 10:50 am

Querida Hipatia:

Siempre he querido tener un diario, porque mi cerebro es pequeño y todas las vidas, por monótonas que sean, dan más recuerdos dignos de conservarse que los que caben en un cerebro promedio (y más aun en el mío). Creo que hoy voy a empezar algo parecido a un diario gracias al incentivo de que, si se te ocurre pasar por este rincón, tú también puedas leer mis vivencias y reflexiones, y sacar algo en claro de ellas si es que tienen algo aprovechable.

Hoy no ha parado de venirme a la cabeza la imagen de un león devorando a una cebra y posteriormente compartiéndola con su familia. Creo que es la imagen de este caos de mundo que compartimos. Se mezclan el dolor y la luz, la ruindad y el amor, la cobardía y el coraje, el abismo y la cima que roza las nubes.

¿Sabes cuántas veces al día me siento miserable, hipócrita, irresponsable, cobarde...? Es una constante, lo llevo dentro igual que el cielo lleva dentro la noche y el día. Todos llevamos dentro la noche y el día, sólo que, dependiendo de la persona, la duración de ambas varía. Cada día lucho porque el tamaño de mis días sea mayor, y peleo contra todas mis contradicciones, contra las múltiples debilidades que me avergüenzan.

Realmente somos lo que queremos ser, aunque sólo en potencia. Sé lo que deseo en mi vida, lo que amo, lo que me da plenitud. Y la parte de mí que busca todo eso es mi auténtico yo. Y cada una de las voces que me llaman a renunciar a mis anhelos, también viven dentro de mí, pero su origen y su naturaleza son externas a lo que realmente soy, igual que el parásito no es parte del ser a quien chupa la vida, aunque viva en él.

Fíjate, simplemente con pensar en ti me viene a la mente una de mis muchas hipocresías. Siempre alardeo de que el aspecto físico me es irrelevante, y predico con el ejemplo en lo que a mí se refiere. Pero ¿habría llegado a prendarme de ti si no fueses tan bella? ¿Me habría molestado en descubrirte si tu belleza no me hubiese encantado?

Tu belleza no es convencional, pero es precisamente la que más amo. Siguiendo un canon ordinario, serías simplemente bonita. A mis ojos eres perfecta. Adoro la obra de arte tejida con fragilidad y humilde perfección que es tu cuerpo. Si un lirio se preocupase de ser hermoso seguramente dejaría de serlo, pues para lograrlo sólo precisa ser él mismo, sin vanidad, sin artificios ni prepotencia. Así eres, delicada y sencilla, con un rostro que en cada gesto exterioriza el universo de sabiduría y sensibilidad que hay tras tus ojos.

No entiendo el mundo, pero sé lo que amo de él, y amarlo es la verdad que me mantiene vivo y que me hace innecesario comprenderlo para saber lo que deseo y dar sentido a mi vida. Pese a mis múltiples fantasmas sigo en el mundo de los vivos, y sigo caminando hacia el sol que termine por desintegrarlos. Porque creo que pueden desaparecer, igual que todos los males de este mundo, en un caos que tiene cosas demasiado sublimes como para abandonarlo y rendirte. Nunca lo hagas.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15907
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: Cartas a Hipatia

Mensaje por icaro100 el Dom Mayo 11, 2014 10:50 am

Querida Hipatia:

Hoy he estado en un concierto de jazz, los que tocaban eran muy virtuosos con los instrumentos aunque al vocalista le faltaba potencia de voz, pero fue bonito. Me gusta el ritmo del jazz, pero no me llega hasta el fondo como lo hacen otras melodías.

"Sólo te gustan las canciones tristes". Recuerdo aquella frase, y en gran medida es cierta. Me gustan las canciones melancólicas que expresan en toda su magnitud el anhelo que provoca la ausencia. Porque están llenas de pasión, porque tienen una fuerza inmensa y porque yo mismo tengo metida la melancolía hasta los huesos. Aparte de por mi propia tendencia natural, creo que soy melancólico porque, pese a ser una persona muy afortunada, tengo muchas cosas que añorar. Algunas porque se perdieron, y otras porque nunca las tuve.

A ti, en concreto, te añoro tremendamente porque jamás te he tenido. Son muchos los pensamientos que surgen de esa nostalgia. En unos pocos mi carne se hace destello al unirse a la tuya, pero la mayoría se proyectan sobre las pequeñas cosas de la vida compartidas contigo. Momentos surgidos en cualquier rincón del espacio donde compartes conmigo tus inacabables conocimientos, donde me enseñas tu arte y el vergel que florece en tu pecho. Momentos donde hablas, te mueves, me miras...y cada gesto es como el polvo que deja en su camino una estrella fugaz. Una cafetería puede ser el paraíso, o un teatro, o un concierto, si el arte que allí se crea traspasa el filtro de tus ojos y se vuelve mil veces más bello saliendo de tu sonrisa.

La melancolía puede apagarnos y convertirnos en tinieblas si no va acompañada del deseo de recuperar lo perdido o de crear nuevos horizontes que lo igualen en belleza. Pero es una muestra de que estamos vivos. Porque si la ausencia nos duele es porque nuestra carne aun siente el frío, y por eso no está muerta. Mucha gente, para no sufrir, olvida lo que amaba, cierra su corazón y se vuelve autómata. Pierde su melancolía y con ello se pierde a sí misma. Porque la melancolía es la otra cara del amor. Y si va acompañada de valentía, puede ser un gran revulsivo para conseguir lo que nos llena, lo que de verdad deseamos.

Gracias a aquellas lágrimas, ahora somos mar. Es parte de la letra de esta canción que tanto me gusta. Y en el fondo no es triste, porque la pasión en la voz de quien la canta es muy grande, y la pasión siempre es esperanza


avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15907
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: Cartas a Hipatia

Mensaje por icaro100 el Dom Mayo 11, 2014 10:51 am

Querida Hipatia:

Ayer fui a ver "Electra", representada en la UMU por un grupo de teatro llamado Teatro Nekuia Pese a su juventud (tenían pinta de ser estudiantes) lo hicieron realmente bien. Una dicción excelente y una representación de las emociones propias de cada momento muy sentida. A diferencia de ti, desconozco muchas cosas en materia de Humanidades y, aunque te parezca raro, no tenía ni idea de quién era Electra.

Electra es hija de reyes, y su madre, Clitemnestra, asesina a su padre Agamenón, colocando en el trono a su amante Egisto. El hermano de Electra se salva de la muerte y es llevado fuera del reino (por lo que entendí era aun niño cuando pasó todo aquello), permaneciendo en el exilio largos años durante los cuales Electra maldice cada día la vergüenza de vivir en un palacio donde el asesino de su padre tiraniza al pueblo con el beneplácito de su madre, que le maltrata por sus continuas denuncias contra su inmoralidad. Orestes logra volver, hecho ya hombre, y penetra en el palacio haciéndose pasar por un visitante que viene a traer la buena noticia de su propia muerte. Allí mata a su madre y posteriormente al amante de ésta, y se hace rey.

La obra termina con el lamento de una esclava que ayudó a Electra a introducir a su hermano en el palacio...y es que Orestes y Electra se volvieron tan criminales como lo fueron Egisto y Clitemnestra. Los libertadores se volvieron tiranos. Y la esclava llama al pueblo a asaltar el palacio.

A lo largo de la obra, se realizan reflexiones muy interesantes sobre la libertad. Electra es criticada por su hermana, que aprendió a tragar y callar para vivir medianamente bien, y que por ello dejó de reprochar a su madre el asesinato de Agamenón. Y esto me lleva a recordar una conversación sobre la libertad que tuve con otro abogado hace tiempo.

Según este hombre, es más libre quien puede hacer más cosas. Si tienes dinero para irte a un crucero o comprarte un chalet, eres más libre que quien, deseándolo, debe conformarse con vivir en un pequeño piso. Por eso, él consideraba que servir a un amo poderoso te da una gran libertad, pues, a cambio de obedecer sus órdenes en asuntos puntuales, tendrás dinero para hacer lo que te plazca, y serás libre.

Yo lo veo de otra forma. La libertad es la posibilidad de regir aquello que es genuinamente tuyo, y que además coincide con lo más esencial de la vida. Un chalet o un yate son cosas externas a ti, y puede discutirse mucho sobre si son tuyos, de todos o de nadie. Pero lo que es evidente e innegable es que tu cuerpo y tu alma te pertenecen. Si los gobiernas conforme a lo que te dicen tus principios y creencias, buscando lo que sientes como puro, serás libre, porque la libertad es la soberanía sobre uno mismo. En cambio, si los vendes a cambio de lo que sea, serás esclavo, y dará igual que tu jaula sea de oro, o que tenga más o menos metros y que puedas aletear dentro de ella en mayor o menor medida.

Quien no es dueño de sus manos, su boca y su corazón, no tiene nada. Y tampoco felicidad.Somos como el viento, cada uno es un flujo de aire llamado a correr sin fin por el camino que siente que es correcto. Y el viento, cuando se encierra entre unos muros impuestos, termina volviéndose aire viciado e irrespirable. Y deja de ser aquello que era en un principio, y a lo que desde su nacimiento fue llamado.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15907
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: Cartas a Hipatia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.