Sueños, armas de doble filo

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sueños, armas de doble filo

Mensaje por Abogao de Don Nadie el Miér Ene 14, 2009 4:19 pm

Sueños, armas de doble filo.

El Excelentísimo Señor Don Nadie

trabajó y luchó con tanto esfuerzo

por convertir sus sueños en realidad...

que su realidad convirtió en sueños;

sueños irrealizables, imposibles,

que su dicha imposibilitaban;

sueños ascendentes que, tirando de él,

poco a poco de su tierra le arrancaban;

sueños traicioneros y canallas

que le daban navajazos por la espalda;

sueños soberbios que su mediocridad

y errores con acritud le reprochaban;

sueños deslumbrantes que, con sus potentes rayos,

en pleno día le cegaban;

sueños punzantes, armas de doble filo

que no sabía usar y en el alma se le clavaban.



¡Ay!, pobre Excmo. Sr. D. Nadie..., que de día recorres los laberintos en que se perdieron tus sueños al acabar la noche...

Los sueños son los hijos de nuestro corazón y nuestra imaginación, los guías que nos orientan en la existencia hacia la felicidad..., pero que -¡sin embargo, cuando menos lo esperamos...!- se desvanecen dejándonos con la miel en los labios.

¿Qué aconsejarte, Excmo. Sr. D. Nadie?

Yo también he experimentado el sabor agridulce que dejan los sueños, pues yo también soñador... (Lo soy, porque, a pesar de que algunos días me levante cuando ya hace tiempo que se levantó el sol y las sábanas parezcan que se me han pegado con “Super Glue 3”, no es porque sea dormilón, sino porque soy –por naturaleza- soñador...)

Sé que muchos te aconsejarían que, en lugar de soñar, simplemente duermas, que te conformes con lo que en cada momento tu circunstancia te proporcione, que no trates de volar muy alto o -como le pasó a Ícaro- tus alas de cera se derritirán al acercarte en exceso al sol y caerás... Sin embargo, yo te aconsejaré algo distinto.

Pienso, al igual que el pintor murciano Ramón Gaya, que en la vida “hay que estar contentos o descontentos, pero nunca conformes”. Es decir, hay que vivir la vida intensamente, y ello implica tratar de cumplir nuestros más profundos y persistentes deseos (o sueños), aun temiendo que estos no puedan verse felizmente cumplidos. Como dice Manolo García, hay que “perder el miedo a las derrotas, porque el mar, los océanos..., igual que acunan, pueden engullir”. Es muy difícil o imposible evitar ciertas derrotas, fracasos... y el dolor que –en mayor o menor medida- irremediablemente conllevan. Al igual que el placer, el dolor es una de las dos caras de la moneda que es en cada momento y circunstancia la vida. Pienso que se deben reunir muchas de esas monedas y apostar, pues, tanto en la vida como en el juego (valga la redundancia), para ganar hay que arriesgar.

Así que mi consejo, Excmo. Sr. D. Nadie, no será que dejes de perseguir tus sueños, sino que, en lugar de pensar una y otra vez y tratar de alcanzar una meta aún lejana, procures centrarte en llegar a metas cercanas y así, poco a poco y animado por tus pequeñas victorias, ir aproximándote a lo que tanto anhelas.
avatar
Abogao de Don Nadie

Mensajes : 608
Miembro desde : 15/04/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.