¿Es el fascismo "de derechas"?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por Asoen el Lun Sep 05, 2011 11:30 pm

«Fundamentalmente nacionalsocialismo y marxismo son la misma cosa» Adolf Hitler

«Las raíces del mal son histórico-genéticamente las mismas en todo el mundo occidental. El año fatal es 1789, y el símbolo de la inequidad es el gorro frigio de los jacobinos. Su herejía es la negación de la personalidad y de la libertad personal. Su manifestación concreta es la democracia de masas jacobina, todas las formas de colectivismo nacional y estatismo, el marxismo que produce el socialismo y el comunismo, el fascismo y el nacional-socialismo. Izquierdismos en todas sus variedades y manifestaciones modernas» Erik Maria Ritter von Kuehnelt-Leddihn

Normalmente, no se discute que el fascismo – entendido éste en sentido amplio, es decir, como fascismo, nacionalsocialismo, falangismo, etc.- es una corriente política de extrema derecha. Sin embargo, tal aseveración, profundamente arraigada en la cultura política, es enormemente imprecisa y, en realidad, falsa y carente de sentido.

Empecemos diciendo que la polémica está viciada de raíz. Esto se debe a que los conceptos de “derechas” e “izquierdas” - y más aún el “centro”- son categorías vacías, sin un significado preciso. Existen, en efecto, movimientos políticos conservadores, liberales, socialistas, revolucionarios, marxistas, etc. Es cierto que estos términos pueden resultar también en ocasiones altamente vagos e imprecisos, pero lo que resulta claro es que no existen, estrictamente, movimientos políticos de “derecha” o “izquierda”. La popularidad y difusión de estas "etiquetas" se debe sin duda a que nos liberan de la penosa faena de pensar. Aunque puedan resultar apropiados para la conversación cotidiana, deben excluirse de toda discusión científica o con pretensiones de serlo.

Y es que lo que habitualmente se consideran la izquierda y la derecha abarcan movimientos y pensamientos tan dispares entre sí que resultan vacías de significado. Ilustrémoslo con un ejemplo. El nacional socialismo suele considerarse el paradigma de la extrema derecha. Ronald Reagan es calificado habitualmente, a su vez, como un derechista. Por su parte, Stalin se sitúa, sin duda, a la extrema izquierda. Si esto fuera así, no debería ser la política hitleriana más similar a la del presidente Reagan que a la de Stalin? ¿Y no dice la historia lo contrario, que ambas dictaduras fueron altamente similares y, más aún, estrechas aliadas, teniendo ambas poco o nada que ver con el ideario y políticas de Reagan? Algunos nos contestarían con la manida frase «los extremos se tocan», pero eso, ciertamente, es una salida poco satisfactoria, ya que sugiere la forma de una circunferencia, en la que resulta obvio no existen extremos.

He aquí el ejemplo de la falta de rigor que entraña la usual división entre derecha e izquierda. Si queremos movernos en el campo de lo científico, debemos aspirar a la mayor precisión terminológica, por lo que nociones como estas deben ser desterradas de la discusión rigurosa.

Pero vayamos a lo importante. Por qué se dice que el fascismo –en sentido amplio, repito- es de derechas. Lo que se quiere con dicha aserción es asociarlo a lo conservador y lo capitalista. Lo que habitualmente dice la historiografía marxista es que el nazismo no fue más que un movimiento burgués, reaccionario, contrarrevolucionario y al servicio del gran capital. Pero la realidad, no nos engañemos, es muy otra. La verdad es que el fascismo y todas sus variantes han sido movimientos obreros o de clase media, revolucionarios, colectivistas, socialistas y anticapitalistas, desde Hitler hasta Mussolini pasando por José Antonio. Nada que ver, como vemos, con lo que habitual e imprecisamente se llama derecha. Pasemos a demostrar esto punto por punto:

1) Obrerismo: una de las cuestiones que más controversia suscita entre los historiadores es la de la base social del fascismo y el nazismo. La realidad es que no está nada claro, pues, como pasa con todo, hubo variaciones a lo largo de su desarrollo y no fue igual en Alemania que en Italia o en España. Es cierto que Hitler, una vez en el poder, se apoyó en los grandes industriales, pero ello se debió, a mi modo de ver, más al oportunismo –el suyo propio y el de ellos- que a ningún otro factor. Tradicionalmente el fascismo ha sido considerado como un movimiento “pequeño-burgués” –terminología obsoleta- o de clase media. Algunos han llegado a clasificarlo como el socialismo de las clases medias. Hay verdad en ello. No obstante, no debemos dejar de lado el apoyo de las clases altas al nazismo y al fascismo, y mucho más aún el de la clase trabajadora. El partido de Hitler se llamaba, no lo olvidemos, Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores. Yo diría más bien que el fascismo fue un movimiento de masas altamente demagógico que pretendió recabar apoyos de entre los más amplios movimientos sociales. No aspiraba a ser, como el marxismo, un movimiento de clase. Aunque sin duda ninguna, la propaganda y muchas de las medidas adoptadas por el gobierno de Hitler, que fue, tras Bismark, el gran impulsor del Estado del Bienestar en Alemania, se encaminaban por el lado de lo que hemos llamado el obrerismo.Para apreciar esto con claridad, qué mejor que el testimonio del propio Führer:

«La burguesía política está a punto de abandonar la escena donde se representa la historia, y está siendo reemplazada por la clase, hasta ahora oprimida, de los trabajadores manuales e intelectuales, por las masas trabajadoras, llamadas a cumplir su misión histórica».

Algo más propio de la demagoga pluma de un agitador socialista que de un agente del capital.

2) Conservadurismo: uno de los grandes mitos con respecto al fascismo ha sido su carácter supuestamente conservador. Nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que el fascismo fue un movimiento que pretendía subvertir toda la tradición anterior y sustituirla por un nuevo orden mundial. Estaba obsesionado, al igual que el marxismo, por crear un “hombre nuevo”. Y es que todo totalitarismo es revolucionario. Un “totalitarismo conservador” no es más queuna inexistente quiemera, una pura contradictio in terminis. Lejos de ser un pensamiento tradicionalista, es el fascismo una ideología esencialmente revolucionaria, hijo legítimo, como todo totalitarismo, de los ideales de la Revolución Francesa, de la Ilustración y la Modernidad. En particular, la idea de la “soberanía nacional” –colectivista y antiliberal en sí misma, y cuyo génesis se haya en los escritos de J. J. Rousseau y en la Revolución Francesa- está en la esencia de la ideología fascista. Es el pueblo quien, a través de su líder, es soberano. La única fuente del Derecho es la voluntad del pueblo - he aquí el error iuspositivista de concebir el Derecho como producto de la voluntad humana-. No importa que sea el fascismo antidemocrático. Lo que sucede es que esa soberanía no se ejerce a través del sufragio, sino que el líder (Füherprinzip), a través de una suerte de comunión mística con el Volkgeist, interpreta la voluntad del pueblo, por lo que las elecciones son innecesarias. Pero el Führer no es soberano, sino que es la nación, concepto éste moderno y revolucionario, quien, como ente distinto y superior al individuo, es soberana. De ahí el carácter ultranacionalista del fascismo. Concluyamos la discusión con el altamente ilustrativo punto vigésimo sexto del programa de Falange Española de las JONS, redactado en 1934:

«Falange Española de las J.O.N.S. quiere un orden nuevo, enunciado en los anteriores principios. Para implantarlo, en pugna con la resistencia del orden vigente, aspira a la revolución nacional»

Poco que ver con la preferencia por «las costumbres, el orden y la continuidad» propios del conservadurismo.

3) Socialismo: la doctrina económica del fascismo ha sido objeto, también, de encontradas polémicas. Resulta absurdo afirmar que el fascismo es capitalista, ya que los hechos contradicen tal afirmación. Normalmente, los fascistas se consideraban a ellos mismos como “corporativistas”, aunque no faltaban tampoco los que se autodenominaban socialistas. Nunca está de más recordar, aunque sea por todos conocido, que “nazismo” es el apócope de “nacional-socialismo”. Los socialistas, por supuesto, suelen olvidar este pequeño detalle.

Pero vayamos al “corporativismo”. Este no es más que un engendro que pretende constituirse en “Tercera vía” frente a liberalismo y socialismo. Lo cierto es que no sólo no lograba tal cosa –imposible, por otra parte- sino que era, en realidad, un socialismo no tan radicalizado como el comunista, es decir, que no llegaba a rechazar la propiedad privada. Sin embargo, el fascismo es socialista en tanto subordina los fines colectivos a los individuales. Aunque no poseía una doctrina económica tan elaborada como el liberalismo o el marxismo, lo que queda claro es que desarrollaron políticas ultraintervencionistas. Si los fascistas aceptaron–con amplias reservas, como veremos- la propiedad privada fue porque eran conscientes de que lo contrario llevaba al caos más absoluto, no porque fueran una ideología «adaptada a los intereses del capital financiero»

Es verdaderamente sorprendente la similitud que guardan las reformas de la “nueva política económica” (NEP) implantada por Lenin tras la guerra civil rusa con las políticas económicas nazi y fascista. Éstas eran, a su vez, fiel aplicación de las ideas keynesianas, en boga por aquel entonces. Es difícil precisar cuál fue la influencia de Keynes sobre las políticas económicas nazis. Posiblemente fue limitada, dado que su opus magnum, la Teoría General del empleo, el interés y el dinero, es de 1936 y el nazismo llevaba ya tres años gobernando. Ello no obstante, no deja de producir cierto espanto comprobar la asombrosa afinidad entre las políticas propuestas por Keynes y las aplicadas por el régimen más asesino de la historia. Más aún cuando son esas mismas desastrosas políticas las que están aplicando hoy día gobiernos como los de EEUU y España. Era el propio economista británico quien sostenía, en 1936, en el prefacio a la edición alemana de la mencionada obra, que «la teoría de la producción global que es la meta del presente libro, puede aplicarse mucho más fácilmente a las condiciones de un Estado totalitario que a la producción y distribución de un determinado volumen de bienes obtenido en condiciones de libre concurrencia y de un grado apreciable de laissez-faire». Lo cual no es más que la confirmación de nuestra tesis. Asimismo, un seguidor suyo como fue John Kenneth Galbraith se atrevía a confesar que «Hitler fue el verdadero protagonista de las ideas keynesianas». Y no son esas ideas, precisamente, el adalid del capitalismo, sino más bien del ultraintervencionismo.

Es verdad que tanto Hitler como Mussolini se apoyaron en los grandes industriales pero, repetimos, lo que les movió fue la recíproca conveniencia y nunca la simpatía. Cuando Mussolini pudo restablecer un régimen fascista en el norte de Italia (el régimen de Saló), libre de sus aliados de derecha, estableció una política económica auténticamente socialista, que pasaba por la nacionalización de la industria, la formación de consejos obreros y el reparto de los beneficios empresariales.

Y es que los programas económicos fascistas no hablan más que de expropiaciones, regulaciones, nacionalizaciones, precios mínimos, distribución de la renta y otras medidas al más puro estilo socialista. Veamos algunos ejemplos:

«Repudiamos el sistema capitalista, que se desentiende de las necesidades populares, deshumaniza la propiedad privada y aglomera a los trabajadores en masas informes, propicias a la miseria y a la desesperación. Nuestro sentido espiritual repudia también el marxismo. Orientaremos el ímpetu de las clases laboriosas, hoy descarriladas por el marxismo, en el sentido de exigir su participación directa en la gran tarea del Estado nacional». (Punto 10º del citado programa de F.E. de las J.O.N.S.)
«Defendemos la tendencia a la nacionalización del servicio de Banca y, mediante las corporaciones, a la de los grandes servicios públicos» (punto 14º del mismo programa)
«Exigimos la nacionalización de todos los negocios que se han organizado hasta la fecha en forma de agrupaciones de sociedades (trusts)» (Punto 13º del programa del N.S.D.A.P).
«Exigimos la reforma de la propiedad rural para que sirva a nuestros intereses nacionales; la sanción de una ley ordenando la confiscación sin compensación de la tierra con propósitos comunales; la abolición del interés de los préstamos sobre tierras y la prohibición de especular con las mismas» (Punto 17º del mismo programa)


Y un larguísimo etcétera…

Por lo tanto, como vemos, el socialismo y el fascismo no difieren más que en lo accidental, siendo asombrosamente similares en sus puntos esenciales. Son filosofías tribales, que se basan en la exaltación del colectivo, llámese éste raza, nación o clase proletaria, y que suponen un rechazo a toda la tradición occidental individualista, cuyos pilares son Grecia, Roma y el Cristianismo. La fiebre del colectivismo, en una u otra versión, se apoderó de Europa tras la I Guerra Mundial, siendo la libertad individual la principal damnificada. Todavía hoy arrastramos las consecuencias de aquella nefasta mentalidad que hace del individuo instrumento en manos del Estado, adorado como nueva divinidad pagana.

Pienso, no obstante, que para llegar a una comprensión del fascismo –y evitar su futuro advenimiento- hay que superar los simplismos y reduccionismos, y encuadrarlo en su particular contexto histórico, renunciando a las explicaciones monocausales de fenómeno tan sumamente complejo.


Autor: El penúltimo liberal. http://elpenultimoliberal.blogspot.com/

_________________
No necesito la aprobación de mentes inferiores
avatar
Asoen
Administrador
Administrador

Edad : 27
Mensajes : 13788
Miembro desde : 16/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por icaro100 el Mar Sep 06, 2011 12:13 am

Cualquiera con dos dedos de frente sabe que el fascismo fue una herramienta populista creada por el capitalismo para combatir la amenaza que para sus intereses suponía el marxismo. El mejor ejemplo lo tenemos en España...el fascismo no supuso sino la perduración durante décadas de los eternos males del país: pobreza, clasismo, oscurantismo, explotación...
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15905
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por Asoen el Mar Sep 06, 2011 12:28 am

Franco fue el creador de la Seguridad Social, de las bases que sustentan la actual legislación laboral y en general de muchas de las leyes que, bien las mismas o bien reformadas pero conservando la esencia, rigen en nuestro país. Es cierto que sus enemigos eran los comunistas, pero que sean enemigos no quiere decir que en el fondo sean muy parecidos (al igual que PP y PSOE lo son por mucho que se peleen por alcanzar el poder). Además, recuerda que Hitler y Stalin fueron aliados, y dicha alianza se rompió no por discrepancias ideológicas o una supuesta "guerra de clases" sino por el fanático imperialismo alemán que rompió la alianza para conquistar Europa.

_________________
No necesito la aprobación de mentes inferiores
avatar
Asoen
Administrador
Administrador

Edad : 27
Mensajes : 13788
Miembro desde : 16/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por icaro100 el Mar Sep 06, 2011 12:30 am

Asoen...si Franco no llega a hacer el más mínimo avance social en 40 años en los que en el resto de Europa hubo progresos INFINITAMENTE SUPERIORES, el pueblo lo cuelga. Pero la pobreza del pueblo y los privilegios de los poderosos eran incomparablemente altos en este país...y asoen, alianzas tácticas las ha tenido hasta Israel con sus enemigos árabes.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15905
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por Asoen el Mar Sep 06, 2011 12:38 am

Sí claro, el pueblo desarmado iba a poder derrotar a aquellos a quienes el Ejército de la República con ayuda de la URSS no pudo frenar. Curiosamente los avances en el franquismo llegaron a partir de su segunda etapa en la que se dejo algo de paso al capitalismo.

_________________
No necesito la aprobación de mentes inferiores
avatar
Asoen
Administrador
Administrador

Edad : 27
Mensajes : 13788
Miembro desde : 16/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por icaro100 el Mar Sep 06, 2011 12:41 am

Asoen hijo mío, mira lo que ha pasado en los países árabes...cuando al pueblo le pisas la cabeza lo suficiente, pierde hasta el miedo a la muerte y se rebela contra los más terribles tiranos, como Franco o su gran amigo Hitler. El franquismo fue siempre capitalista y protector de las oligarquías, pero obviamente sus escasos logros sociales surgieron en su segunda etapa, una vez medio reconstruido el país tras la posguerra.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15905
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por Asoen el Mar Sep 06, 2011 12:49 am

Evidentemente el fascismo fue siempre protector de determinadas oligarquías (empezando por la propia) pero lo de capitalista, si entendemos capitalismo por libre mercado, no. Tú entiendes capitalismo como unos ricos que dominan todo y para ello utilizan al Estado pero lo cierto es que el capitalismo es el libre mercado, en el momento en el que hay un Estado que imponga algo (y los Estados fascistas imponían multitud de cosas como es obvio) no hay capitalismo.

_________________
No necesito la aprobación de mentes inferiores
avatar
Asoen
Administrador
Administrador

Edad : 27
Mensajes : 13788
Miembro desde : 16/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por icaro100 el Mar Sep 06, 2011 12:51 am

Asoen, tu discurso es idéntico al de aquellos nazis que afirmaban que el régimen hitleriano no era nazi por no ser lo bastante radical en los principios nacionalsocialistas.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15905
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por Asoen el Mar Sep 06, 2011 1:01 am

Di lo que quieras, pero lo cierto es que si tú y yo hubiésemos nacido en la Alemania nazi tú estarías envuelto en la esvástica y yo no.

_________________
No necesito la aprobación de mentes inferiores
avatar
Asoen
Administrador
Administrador

Edad : 27
Mensajes : 13788
Miembro desde : 16/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Es el fascismo "de derechas"?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.