Cinco reglas de oro para clasificar a un personaje público como honrado o sinvergüenza

Ir abajo

Cinco reglas de oro para clasificar a un personaje público como honrado o sinvergüenza

Mensaje por icaro100 el Miér Jul 02, 2008 1:50 pm

A mis 23 años, 11 de los cuales he dedicado a la observación de la realidad política del país en sus diferentes ámbitos, desde el universitario al nacional, puedo ofreceros estas cinco reglas, fruto de mi humilde experiencia, para intentar ayudaros en el fundamental juicio sobre la honradez de políticos, periodistas, representantes estudiantiles...de cuyo resultado depende que estemos gobernados por sinvergüenzas o personas con auténtica votación de servicio. Seguro que todos los que leais esto tenéis también vuestro propio criterio al respecto, que con toda certeza puede enriquecer enormemente el tema que he abierto, por lo que os invito a que aquí lo expreseis por el bien de todos, pues nada hay más peligroso que un vendedor de mulas viejas con ambición desmedida. Sin más, paso a exponeros el resultado de mi experiencia.

1. Cuando el representante coincida constantemente con el criterio de la autoridad frente a la que debe defender vuestros derechos (o el periodista con el del grupo de comunicación que le ha contratado)...estamos ante un mercenario. Que yo sepa, la clonación humana aun no se practica (por lo que descartamos que representante y jefe sean dos cerebros clonados en cuerpos diferentes), y es realmente difícil que dos personas engendradas de forma natural piensen exactamente lo mismo en todos los asuntos importantes (en el caso de la Cope he llegado a plantearme que Rouco tenga el don de la omnipresencia y a la vez que está oficiando misa tome la forma de Jimenez Losantos para soltar sapos y culebras por la radio). Cuando una de estas dos personas tiene el deber de defender frente a la otra a un determinado colectivo (estudiantes o trabajadores) cuyos intereses chocan lógicamente en distintos casos con los del patrón, y se pasa la vida alabándole y dándole la razón en todo...la calidad de esbirro y corrupto del "representante" queda plenamente evidenciada ¿Motivos para la corrupción? El patrón tiene poder, dinero e influencias, y un enchufe trifásico siempre viene bien (aparte de lo excitante, e incluso orgásmico, que le resulta a alguna gente ponerse de punta en blanco y chupar cámara rodeado de los peces gordos, sintiéndose uno más de ellos).

Una advertencia. A veces los políticos corruptos son astutos e intentan maquillar su sumisión al poder con hueca palabrería que busca disfrazar su complicidad con los que tienen la sartén por el mango. Me refiero al clásico a) "ni sí ni no sino todo lo contrario", evidente apoyo al abuso de la autoridad disfrazado de calculada ambigüedad, que aplaque la indignación popular hasta que una ley que nos perjudica sea aprobada y no haya posibilidades de plantarle cara, o también b) "apruebo el 99.9% de la propuesta del patrón pero discrepo con él en cierta nimiedad que le da igual que se apruebe o no por su irrelevancia y que, si de verdad le interesa, se va a aprobar igual porque sólo voy a criticarla de boquilla para salvar la cara" (algunos "representantes" son tan serviles que ni siquiera hacen, o lo hacen muy de vez en cuando, el teatro del punto b)).

2. Vigilad las consecuencias personales que para el representante tienen sus acciones políticas. Si se juega el pellejo, si cuando pisan la cabeza a su gente le planta cara al mandamás arriesgándose a enemistarse con él...es un político ejemplar. Si en cambio se inhibe o, en el colmo de la desfachatez, justifica las arbitrariedades de aquellos frente a los que debe protegeros, es un vendido. Ir a una manifestación contra la UCAM en la UMU o contra ETA en España, es políticamente correcto (y justo, desde luego). El problema es cuando hay que ir a una mani contra el Plan Bolonia, que a los jefes gusta tanto, hay que defender a cientos de alumnos cuyos derechos han sido vulnerados por una autoridad académica, o hay que decirle a ZP que de socialista y obrero sólo tiene el carnet y que el pueblo pasa necesidad. Ahí sí que te la juegas. Porque, a diferencia de los primeros ejemplos que puse, no estás haciendo el juego a los mandamases que tantos beneficios pueden darte si les eres fiel...sino que te estás enfrentando a ellos, con todo lo que eso te puede perjudicar en cuanto a tus ambiciones personales y buenos contactos. Quiere esto decir que quien ante dos injusticias (por ejemplo la muerte de un concejal asesinado por ETA y la muerte de un obrero por falta de seguridad laboral, o los privilegios de la UCAM y el trato injusto hacia un alumno por las autoridades de la UMU) denuncia la que le conviene y calla ante la que ha provocado su amo, es un simple esbirro a quien la justicia le importa un comino y su ascenso a las altas esferas le desvela.

3. Comprobad el interés del representante por informaros de la realidad política. Quien se pasa la vida en comilonas con los jerifaltes y nunca baja al lugar de trabajo de sus representados (el período electoral en que se pasan la vida detrás de nosotros no cuenta, como tampoco cuentan las veces en que extraordinariamente vengan a nosotros para convencernos de que el patrón tiene razón y tenemos que callarnos) para hablarles de su gestión y pedirles su opinión al respecto, es digno de desconfianza. Y lo es porque tal conducta sólo puede significar a) desprecio hacia sus representados o b) deseo de que no se enteren de lo que se trae entre manos. Y ambas cosas demuestran la indignidad de aquel cuya única función es ser voz de sus electores, únicos y legítimos titulares del poder.

4. Protección del jefe, privilegios con respecto al resto...y obsesión por los símbolos de poder. un ejemplo sería el famoso "que no me los toquen" de Pinochet relativo a sus generales subalternos y los políticos que colaboraron con su dictadura. Cuando te enteras de que un patrón ordena a los de su casta que no se metan con cierto "representante de los trabajadores" (obviamente porque le es útil y quiere tenerlo contento)...cualquier duda sobre su condición de rata amaestrada queda resuelta. Es igualmente reveladora el ansia enfermiza del representante traidor hacia todo lo que signifique poder. Una adulación obscena y patética hacia cualquiera que esté por encima de él y pueda ayudarle a medrar porque ocupe un puesto idóneo para tal fin (y una crítica feroz hacia los enemigos de su amo, sean estos quienes sean, que realizará gustoso mientras sueña con las prebendas que a cambio recibirá de su jefe), una necesidad de vestir trajes, corbatas, embadurnarse de gomina (todos símbolos del poder por el que vendería su alma al diablo) incluso cuando el "protocolo" (excusa barata para lucir trapitos) no le "obliga" a ello...salvo cuando tiene que hacer el paripé y fingir ser un ciudadano más, haciendo entonces de tripas corazón y poniéndose camiseta y vaqueros aunque le repugnen.

5. La mentira. Si le pilláis mintiendo sobre un asunto importante, hay un 99% de posibilidades de que sea un traidor. Si vuelve hacerlo, lo es con toda certeza. Los que en un lugar dicen "a" y en cuanto te das la vuelta afirman "b" con la misma vehemencia teatrera...son serpientes y no hombres. Lo bueno es que, con preguntar en los distintos ambientes en que se mueven y comparar lo que dicen en cada uno, les puedes pillar. Entonces suelen esconderse como ratas y no dar la cara.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15908
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco reglas de oro para clasificar a un personaje público como honrado o sinvergüenza

Mensaje por no entie el Jue Jul 03, 2008 12:52 pm

"A veces los políticos corruptos son astutos e intentan maquillar su sumisión al poder"...pero los politicos son el poder ¿no?
avatar
no entie
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco reglas de oro para clasificar a un personaje público como honrado o sinvergüenza

Mensaje por icaro100 el Jue Jul 03, 2008 1:17 pm

Te lo explico ahora mismo Smile En mi texto, aparte de a los periodistas a los que menciono sólo en la primera regla, y cuyo servilismo se mide en relación a la asunción de la línea editorial de quien les paga, incluso cuando sea manifiestamente falaz y manipuladora (por ejemplo, defensa de los implicados en Filesa por El País, o de los criminales de Irak por la Cope), me refiero a los representantes en general (sindicalistas, representantes estudiantiles... y políticos). En el caso de los 2 primeros, es perfectamente identificable el poder frente al que nos representan (autoridades académicas y profesores en la universidad, empresarios en el caso de los sindicatos). Pero es que los políticos, en sus distintos ámbitos...también deben defender nuestros derechos contra los excesos de un poder o autoridad. El diputado de la oposición, por ejemplo, debe hacerlo frente al gobierno. Si el diputado opositor se está calladito y transige con las arbitrariedades del presidente, éste le premiará con algún carguico o prebenda para él o algún miembro de su partido (lo que quería hacer Felipe González con Anguita, pero no fue posible gracias a la férrea honradez de éste). Por ejemplo, asesor de algún ministro (si el gobierno no necesita los votos del partido opositor para la investidura del presi, es difícil que le dé un ministerio...pero estos chupes menores también cuentan).

Pero es que el propio gobierno...también debe protegernos de sujetos enormemente poderosos. Por ejemplo, los empresarios Y LAS CLASES ALTAS. Si ZP les deja explotar agusto, como está haciendo, no sube el salario mínimo más que una miseria (aunque la legislatura anterior tenía apoyo suficiente para subirlo hasta hacerlo digno), les baja el IRPF...estarán contentos con él, los bancos le financiarán la campaña electoral en excelentes condiciones (el famoso credimontilla al PSC)...y no intentarán ninguna campaña de desprestigio ni medida de presión contra su gobierno (Botín por ejemplo está contentisimo con Zapatero, porque le mantiene los privilegios que le dio Aznar). No cometamos el error de identificar a grandes empresarios con derecha y curas. Ellos, en su mayoría. son de quien les deja exprimir al obrero y lucrarse. Y PP y PSOE son prácticamente idénticos a este respecto. Como ves, incluso el presidente del gobierno tiene enfrente a un gigantesco poder del que debe protegernos...aunque no lo haga.
avatar
icaro100
Administrador
Administrador

Mensajes : 15908
Miembro desde : 03/03/2008

http://www.tuenti.com/#m=profile&uid=60546848

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco reglas de oro para clasificar a un personaje público como honrado o sinvergüenza

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.